Les Voiles d’Antibes,Regata CIM de clásicos y época

Desde su primer año en 1996, Les Voiles d’Antibes ha sido el primer gran evento europeo de la clásica temporada de vela para muchos entusiastas de la vela y el evento de apertura del Panerai Classic Yachts Challenge durante muchos años. Todos los años, a principios de junio, Port Vauban – el puerto deportivo más grande de Europa – y las aguas costeras entre la bahía de Antibes y Juan-les-Pins, acogen una flota de legendarios barcos que se desafían durante los cinco días de regata y match- Razas que provocan la competencia entre las tripulaciones.
Famosa por la belleza de su paisaje y la riqueza de la cultura, que ofrece a los propietarios y las tripulaciones un ambiente de gran alegría durante las regatas de Antibes, como uno de los resorts de regata más animados en el circuito. Conciertos, exposiciones, desfiles y otras sorpresas animan la vida en tierra, dejando el protagonismo del evento a las “damas del mar”.

Del 31 de mayo al 4 de junio Les Voiles d´Antibes acogerá más de 80 embarcaciones de vela construidas en los principales astilleros del mundo en el transcurso de los últimos cien años y Italia, Francia, Gran Bretaña, Alemania, España, Suecia, Noruega, Dinamarca y Estados Unidos y aproximadamente  500 tripulantes . Su presencia en las aguas frente al casco antiguo de la ciudad es  el inicio de una gran regata que culminará con la entrega de los codiciados trofeos 2017 para las diferentes categorías en Cannes, a finales de septiembre.

Entre las embarcaciones participantes encontramos Moonbeam IV, ganador del trofeo general de Big Boat en las temporadas 2011, 2012, 2015 y 2016, convirtiéndole en el yate más exitoso del circuito. Con 35 metros de eslora, Moonbeam IV fue construido en 1914 por el diseñador Fife en Escocia y una vez fue propiedad del príncipe Rainiero de Mónaco. Compitiendo en la misma categoría es la goleta de 54 metros Shenandoah de Sark, construido en los EE.UU. en 1902 a un diseño inspirado en Kaiser Wilhelm II.

Rowdy (1916), Serenade (1938) y, por supuesto, el ketch de 22 metros Eilean, que adquirió y restauró Officine Panerai en 2006 como un embajador tanto para la marca y la cultura clásica de yachting.

También habrá tres barcos del siglo XIX compitiendo en Antibes, cada uno testimonio vivo de una era pasada de yachting. Construido en 1897, el yate de placer Lulu ha sido galardonado con el estatus de tesoro histórico nacional en Francia, mientras que Tigris (1899) vuelve a competir en la misma ciudad donde fue restaurado hace una década. Por último, la maravilla de 18 metros, construida por Camper & Nicholson en 1892, conserva sus líneas originales, sus interiores y su incomparable encanto victoriano.

4 antibes bce95f0e7e 3 antibes 465c5463cf 2 antibes 4a207fdd4f 1 PANERAI1-kNgB--510x286@abc

Share This:

Martes, 30 mayo 2017
Esta entrada fue publicada en Noticias CIM, Noticias Regata. Guarda el enlace permanente.